Semana Santa

Declarada de Interés Turístico Regional en 2018

Cofradías y Hermandades de Pozo Cañada

Hermandad Ntra. Sra. de los Dolores

La Asociación Cultural La Dolorosa de Pozo Cañada, se constituye el 2 de septiembre de 1998. El origen de la hermandad se puede establecer a finales del siglo XVIII. En la actualidad, la asociación cuenta con 300 hermanos, aproximadamente, configurándose como una de las hermandades con mayor número de hermanos que visten con túnica de terciopelo de color granate y remates dorados.

La imagen de Nuestra Señora de los Dolores data del siglo XVIII, siendo una de las más antiguas de Pozo Cañada. Se le ha atribuido su autoría a Roque López (1747-1811), principal discípulo del escultor barroco Francisco Salzillo. Después de varias investigaciones podemos afirmar que la talla tendría su fecha de creación en el año 1773. Se trata de una obra única, no existiendo otra imagen igual.

Desde la asociación, y gracias a los hermanos y hermanas, se han venido realizando diferentes actuaciones para ensalzar a la hermandad y engrandecer a su imagen, creciendo y embelleciendo siempre nuestra Semana Santa. Una de las últimas acciones ha sido la restauración de la imagen, ya que hace unos treinta años intentaron restaurarla mediante limpieza, sin demasiado éxito.

Desde hace unos años, han ido apareciendo en el rostro de la imagen diferentes grietas. Estas se han intentado reparar de una u otra manera, pero fue en la Semana Santa de 2015 donde las grietas han aumentado y la madera de la talla comenzaba a agrietarse de forma más evidente. La tarea de restauración de la imagen recayó en el reconocido imaginero Francisco Javier López del Espino, natural de Lucena (Jaén).

Si tuviéramos que hablar de la historia de la vida de la virgen podemos decir que, la vida de María estuvo siempre marcada por el dolor y el sufrimiento. Dios quiso probar a su Madre, nuestra Madre, en el crisol del sacrificio. Y la probó como a pocos. María padeció mucho, pero fue capaz de hacerlo con entereza y con amor. Ella es para nosotros un precioso ejemplo ante el dolor. Ella es la Virgen Dolorosa, que lleva en el pecho un corazón con siete puñales clavados y siete son los dolores de la Virgen: Profecía de Simeón, La huida de Egipto, La pérdida del niño Dios en el Templo, Jesús y María se encuentran camino a la cruz, Jesús muere en la Cruz, Jesús es bajado de la cruz y puesto en los brazos de María y Jesús es enterrado.

Imagen

Si nos centramos en la talla de la imagen podemos destacar que, es una imagen de vestir y se atribuye a Roque López (siglo XVIII), siendo de estilo salzillesco, destacando la expresividad del dolor reflejado en su rostro. Tiene la cabeza labra y un buen modelado de las mano, barbilla pequeña y ojos tristes de mirada infinita. Estructura devanadera. Típica imagen de vestir.
La imagen de la Dolorosa durante la Guerra Civil fue custodiada en casa de Josefina Pérez Real (la Cardaora) y José Soriano Villanueva (el Albañil). Según la historia contada, sacaron a todos los santos de la Iglesia, dejándolos en un corral. Josefina encontró las puertas abiertas del corral y vio a la Virgen Dolorosa. La vecina, sin pensárselo, cogió la imagen diciendo “que sea lo que Dios quiera”. Al llevarla a su casa y temiendo las consecuencias, su marido construyó un armario en la pared y allí la guardaron hasta que pasó la guerra.
A partir de 1940, se hizo cargo de la imagen Antonia Asensi, conformando la Hermandad Nuestra Señora de los Dolores, La Dolorosa. La Hermandad ha contado con las siguientes presidentas: Marina Belda, Crescencia Navarro, María Sáez y María Gómez Mañas, actualmente.

Camareras

Las camareras son las mujeres encargadas de vestir y arreglar a la Virgen. De esta importante tarea se ha ocupado Antonia Asensi, que pasó el testigo a su hija Teresa Valls Asensi. Posteriormente, ésta encomendó la tarea a su hija Antonia González Valls y actualmente, se encarga Amparo Cantos. En los últimos años, ésta es ayudada a vestir a la imagen para procesionar por Juan Carretero y Bibiana Rodríguez.

Ajuar

La Virgen cuenta con un ajuar muy amplio. Tiene dos mantos azules, uno granate, y tres negros. Los mantos más recientes han sido confeccionados junto con el estandarte que luce en todas las procesiones por las Monjas Clarisa de Hellín. También tiene diferentes enaguas, pañuelos, y diferentes prendas para vestir, las cuales han sido realizas por hermanas que han querido ofrecérselas a la Virgen.

Trono

En 2011, se restauró el trono para poder procesionar, ya que se encontraba muy deteriorado por el paso de los años. Las andas fueron restauradas en el Taller de Arte Religioso Salmerón de Socuellamos (Ciudad Real).
Debemos destacar el trabajo realizado por Viriato, Vicente, Cristóbal y Nicasio que siempre están atentos para que la Virgen procesione con el mayor esplendor acompañando al trono durante la Semana Santa.

Las Manolas

Al hablar de Semana Santa, también hablamos de pasión, muerte y resurrección. La pasión por el Dolor de nuestro señor Jesucristo, aquella que todos sentimos al ver el sufrimiento de quien dio la vida por nosotros, al ver el sufrimiento y el dolor de una madre. Para acompañar en ese dolor a nuestra madre, Nuestra Señora de los Dolores, aparecen Las Manolas. Éstas son mujeres vestidas de riguroso luto, que Viernes Santo por la noche acompañan, camino al Calvario, a La Dolorosa. Participan en la procesión del Santo Entierro, donde el principal protagonista es el Santo Sepulcro.
Para poder procesionar como Manola se debe hacer con el mayor sentimiento, teniendo en cuenta que es un acto de extrema devoción, en una situación de gran recogimiento, por lo que el porte ha de ser sobrio, serio, y siempre en silencio. Acompañan a una madre en el mayor dolor que pude existir, la pérdida de un hijo. Esa noche, durante la procesión, deben tener un suspiro en el corazón, ahí donde se siente el fervor de la Semana Santa. Las Manolas deben procesionar de luto riguroso en las procesiones de Jueves y Viernes Santo. El Domingo de Resurrección irán vestidas de igual forma, pero con mantilla y guantes de color blanco. En las manos llevarán únicamente el rosario entrelazado o una rosa blanca.

Ir al contenido