Semana Santa

Declarada de Interés Turístico Regional en 2018

Cofradías y Hermandades de Pozo Cañada

Hermandad Señor de la Caña

En 1978, tiene lugar la fundación de la Hermandad del Señor de la Caña. Anteriormente, había procesionado pero no se había conformado como hermandad. La familia Jiménez Ramírez, encabezada por Soledad Ramírez, cede la imagen para crear la hermandad y procesionar por las calles de Pozo Cañada. Un grupo de camioneros, presididos por Pasión Alzallú Honrubia, se interesan por recuperar el paso para las procesiones y Soledad Ramírez cede la imagen.
En sus inicios, presidió la cofradía Agripino Sánchez Fajardo. Más tarde, estará presidida por Alberto López González hasta la actualidad. La camarera de la imagen es Pasión Alzallú Honrubia.
La imagen del Señor de la Caña siempre ha sido portada a hombros por sus hermanos y hermanas, lo que tiene un gran significado y es una seña de identidad de la hermandad.

Imagen

Es una imagen en madera policromada de vestir. Se desconoce al autor de la talla. El Señor de la Caña pertenece a la familia Jiménez Ramírez. Se sabe que, Gracia Escribá adquiere la imagen a mediados del siglo XIX, por lo que tiene aproximadamente 170 años. Cuando llegó a Pozo Cañada, ocupó una de las capillas del altar mayor de la Iglesia antigua. El Señor de la Caña representa el momento en el que Pilatos, después de interrogar a Jesús, lo presenta al pueblo para mostrar su cara humana, diciendo ecce homo (he aquí el hombre). Se interpreta que buscaba entre los presentes una gota de compasión, pero los allí congregados respondieron con su burla y el escarnio. Colocaron en su cabeza una corona de espinas y un cetro en sus manos, el más humilde posible, una caña.

En nuestra Semana Santa tenemos una magnifica representación de ésta escena bíblica, el Señor de la Caña, como aquí lo reconocemos. Se trata de una talla de cuerpo entero que descansa de pie sobre una sencilla peana. Se han cuidado las partes que quedan expuestas a la veneración: cabeza, manos y pies creados en el año 2013. Los cabellos, al natural cedidos por ofrendas de mujeres de nuestro pueblo (peluca con la que procesiona), rostro sereno, dolorido, boca entreabierta y barbilla corta. Los brazos están articulados por los hombros para facilitar ser vestido. El Señor de la Caña es una imagen de Cristo con túnica morada. Aparece con elementos a modo de burla: la corona de espinas (de plata), la túnica color morada y la caña a modo de cetro (dorada), conservándose la original. Esta caña y corona son los elementos identitarios de la hermandad. Una cuerda prende en torno a su cuello y desde sus párpados enrojecidos fluyen las lágrimas que caen sobre sus mejillas, aludiendo a una lastimosa imagen. Su expresión refleja compasión hacia la hostilidad que le rodea.

En cuanto al vestuario de la hermandad, tanto la banda de cornetas y tambores como nazarenos y costaleros llevan una túnica morada al igual que el Señor de la Caña. Con el anagrama de la hermandad bordado en los capuchones en dorado. Este anagrama se trata de una corona de espinas cruzada por la caña del Cristo.

Ajuar

Durante los últimos años, se ha renovado el ajuar de la imagen. Dispone de tres túnicas y varias vestimentas como camisones, enaguas y otras prendas. La más antigua data de más de 220 años. En la actualidad, esta túnica está guardada para su conservación. La túnica actual, confeccionada en 2004 por las Hermanas Carmelitas de Hellín, conservando los mismos bordados que la antigua, utilizándose sólo cuando procesiona. Otra túnica, que usa durante el resto del año, es cuando permanece en la capilla de la Parroquia de San Juan Bautista de la localidad.

Trono

En 2013, se renuevan las andas en el Taller de Arte Religioso Salmerón de Socuellamos (Ciudad Real), así como los dos estandartes representando a la hermandad y banderín para la banda de cornetas y tambores.

Procesiones en las que participa

La imagen del Señor de la Caña procesiona los días de Miércoles, Jueves y Viernes Santo, este día sólo por la mañana.

Destacar la importancia y simbolismo para nuestra hermandad de la procesión de Miércoles Santo: procesión del Silencio. Cada Miércoles Santo, de noche, se escucha a la banda de cornetas y tambores que recogen al Señor de la Caña en su sede. Suena la trompeta, pide silencio, silencio para contemplar a un Cristo que camina lentamente por las calles. El crujir de la madera de sus andas, es el crujir de cada uno de los corazones, que esa noche, le piden ayuda para salir de las dificultades que encontramos en nuestras vidas y trabajo. Solo suena el murmullo de los fieles que se acercan buscando el vía crucis. Ese momento del Miércoles Santo queda grabado en la retina de cuantos contemplan este momento de nuestra Semana Santa.

El Cristo de la Caña avanza por las calles de nuestro pueblo, las cuales vieron nacer este sobrio vía crucis penitencial, procesionando solamente su imagen.  Con aquellos muros que hace unos años contemplaron casi en soledad los primeros pasos de unos hombres que se empeñaron en sacarlo en procesión. Antiguamente, esta procesión la realizaba solamente el Señor de la Caña acompañado por hombres, con todo el pueblo en penumbra y en silencio. En la actualidad, procesiona acompañado de varias imágenes, como son la Cruz de la Toalla, Santa María Magdalena, Santa Mujer Verónica, Santísimo Cristo de la Agonía, Nuestra Señora de los Dolores y escoltado por varias parejas de Socios Romanos.

Lugar de veneración

Una vez finalizada la Semana Santa, la imagen se venera durante todo el año en la capilla de la Parroquia de San Juan Bautista de nuestro pueblo y el primer viernes de marzo, tiene lugar una misa en honor al Señor de la Caña con un besapiés.

Hermanos

La hermandad cuenta con 520 hermanos, siendo una de las mayores en cuanto al número de seguidores.

Acompañamiento musical

La Banda de Cornetas y Tambores se crea junto a la Hermandad en 1978. Muchos han sido los hermanos y cofrades que, con esfuerzo y dedicación han contribuido a su desarrollo, como son Pedro García, Pedro Juan de la Torre, Francisco López, entre otros muchos.

En la actualidad, la banda está dirigida por Antonio González Abellán y cinco vocales de la banda: Eva Honrubia, Mari Carmen López, José Antonio Alcantud, José Narro y Desiderio Cruz.

La banda está compuesta por 16 cornetas, 25 tambores y 3 bombos. Las marchas procesionales que interpreta, durante toda la Semana Santa, son: Presentando a Sevilla, Por tu pura concepción, Virgen de la estrella, Nazaret, Caridad del Guadalquivir, Bajo la luna de Jueves Santo, Pescador de hombres, Saeta cristo de los gitanos, Perdona a tu pueblo, Ave María, A la Magdalena de la Chava, Abba gold. También se cuenta con una marcha para la Hermandad, Señor de la Caña, compuesta por el músico Francisco Peña Muñoz (Létur).

La procesión del Santo Entierro y Domingo de Resurrección, la imagen del Señor de la Caña no procesiona, pero la Banda de Cornetas y Tambores acompaña a la imagen de Santa María Magdalena.

Ir al contenido