Semana Santa

Declarada de Interés Turístico Regional en 2018

Cofradías y Hermandades de Pozo Cañada

Hermandad Santa María Magdalena

La imagen de Santa María Magdalena aparece en varias escenas evangélicas ocupando el primer lugar entre las mujeres que acompañan a Jesús, estando presente durante la Pasión, al pie de la cruz con la Madre de Jesús y en la mañana de Pascua, siendo la primera mujer a quien se aparece Jesús Resucitado.
Imagen
Se desconoce el año de adquisición de la imagen, pero posiblemente fuese en la primera década del siglo XX, ya que el primer estandarte que se conoce de la hermandad es de 1912. Se trata de una imagen en madera policromada y talla de vestir.
En aquellos años, se reunían en casa de la maestra doña Trinidad un grupo de mujeres a coser y bordar. Algunas de ellas, como Fausta García Escribá, Magdalena Calderón y Rosa Rodríguez, conocida como Rosica Roque, decidieron comprar la imagen. Ellas fueron las encargadas de coser los primeros vestidos y mantos que la Virgen llevaba durante las procesiones.
Durante la Guerra Civil, la imagen estuvo guardada en casa de Soledad, conocida como la Piñonera, que vivía en el Barrio de El Perchel. Cuando la guerra finalizó, trasladaron la imagen hasta la Iglesia acompañada de la Banda de Música. Hasta sus últimos años de vida, Soledad acompañó a Santa María Magdalena en las procesiones cargando un antiguo y gran escapulario.
Años después, Rosica Roque se hizo cargo de la imagen. En los años 70, entre Manola Camacho, Adora García, Manolo Alarcón y otros vecinos, como Marcelino Campos, ayudaban a engalanar las andas para las procesiones con flores del campo, tomillo, romero y espartos.
A principio de los años 80, Santiago y Concepción García se hicieron cargo de la imagen. Posteriormente, a mediados de esta década, Pura Timoteo se puso a la cabeza en la organización y labores que venía requiriendo la hermandad. Pura fue la promotora de materializar la indumentaria que llevan en la actualidad los nazarenos de la hermandad durante las procesiones y de adquirir el carro en el que se apoyan las andas de la imagen, además de la creación de una Banda de Cornetas y Tambores.
A finales de los años 90, Concepción García tomó la presidencia de la hermandad por segunda vez, hasta 2011. Desde entonces hasta la actualidad, la presidenta de la hermandad es María del Rosario Campos Parras, que ha llevado a cabo mejoras en la imagen de Santa María Magdalena, como es la restauración de la misma y de sus andas.
Según el, conservador y restaurador de obras de arte religioso, Pablo Nieto Vidal, la talla de María Magdalena es una preciosa y delicada pieza de tamaño ligeramente menor del académico y de bellísima factura. Una imagen de tez transparente y desconcertante en cuanto a su fecha de origen, especialmente si tenemos en cuenta la diferencia tanto estética como estructural entre sus carnaciones y sus devanaderas.
Los trabajos comenzaron con un estudio exhaustivo de la pieza antes de acometer las labores de restauración, consistente en la realización de pruebas de luz ultravioleta, pruebas de solubilidad de elementos ajenos a la imagen y pruebas mecánicas para confirmar el estado de la estructura.
Uno de los trabajos fundamentales que se realizó en la imagen fue cambiar una serie de espumas que se encontraban como suplementos en el torso y cintura, puesto que estaban realizados con un material de gran absorción de humedad, lo que ponía en grave peligro la pieza y sus ropajes. En caso de mojarse dicho material, habría facilitado la aparición de microorganismos. Estas espumas acolchadas fueron sustituidas por un material estable a la humedad de idénticas dimensiones al que llevaba la pieza en un principio.
Todos los problemas estructurales fueron resueltos con la colocación de espigas de cedro estriadas colocadas de manera cruzada, actuando como una cola de milano, lo que hace que las grietas queden cosidas. En las fisuras, se inyectó la cola necesaria para asegurar su estabilidad.
Una vez asegurada la estabilidad de la imagen, se acometieron los trabajos de limpieza. La imagen se encontraba gris y opaca, especialmente en el rostro, por una alteración en el barniz de protección final, que había envejecido dejando de cumplir su estética y función.
Un buen trabajo de restauración está fundamentado en un buen proceso de limpieza. Si una imagen es de tonalidad oscura, en origen, tras el trabajo de restauración seguirá siendo oscura, como por ejemplo la imagen de San Juan. Pero si en origen la imagen es de tonalidad anacarada, como la preciosa imagen de la Virgen del Rosario, tras eliminación de los barnices alterados y repintes, seguirá siendo anacarada. En el caso de la imagen de la Magdalena, bajo el barniz alterado que le daba una tonalidad parda, se encontraba la tonalidad blanquecina que se aprecia ahora, siendo esta la que tenía cuando fue realizada.
Otro deterioro fundamental que nos hizo afrontar con urgencia los trabajos de restauración, fue el estado de conservación en el que se encontraba la mano derecha de la imagen, en la que aparecían tanto daños estructurales como estéticos de gran relevancia.
En cualquier caso, todos los trabajos realizados en la imagen se han hecho siguiendo los criterios de restauración de bienes culturales basados en el respeto tanto al artista como a la obra de arte, reconocimiento de las aportaciones y reversibilidad de las mismas.
La imagen fue adquirida en la primera década del siglo XX, pero la fecha exacta de formación de la Hermandad se desconoce.

Procesiones en las que participa

Jueves Santo en la procesión de la Pasión del Señor, Viernes Santo por la mañana en la procesión del Encuentro, Camino del Calvario, viernes por la noche en la procesión del Santo Entierro y Domingo de Resurrección en la procesión de Cristo Resucitado.

Lugar de veneración

La imagen se venera en la Capilla de la Iglesia San Juan Bautista de Pozo Cañada.

Hermanos

Actualmente, la hermandad cuenta con 310 vecinos fervientes seguidores de la santa.

Acompañamiento musical

A mediados de los años 80, la Hermandad formó una Banda de Cornetas y Tambores que acompañó a la imagen durante los años en que Purificación Timoteo fue presidenta.

Ir al contenido